ÚLTIMO MINUTO

Daimiel. El cuentacuentos Juan Villén y la historia local protagonizan las últimas citas culturales

Alumnos de 3º de ESO del IES Ojos del Guadiana y del Divina Pastora han disfrutado y reído con las historias de Juan Villén, el narrador de cuentos que ha compartido con ellos la mañana del viernes en la Biblioteca Municipal durante dos sesiones.  

Algunos de ellos ya conocían a Villén del taller de narración oral que se organizó meses atrás en la biblioteca y que ahora se pondrá en práctica en otros centros escolares. 

Las actividades pensadas para los colegios e institutos continuarán la próxima semana con el encuentro de los cursos de 6º de Primaria para leer ‘El Quijote’ en el colegio Divina Pastora y con la obra de teatro infantil ‘La Fierecilla’, programada para los alumnos de 4º de Primaria.  

La intrahistoria de Cruz con Martillo
Dentro de la programación de las Jornadas de Libro se encuadraba también el encuentro con el periodista y escritor daimieleño, Ismael Terriza. El autor de ‘Cruz con Martillo’ compartió durante la tarde del jueves con un reducido grupo algunas de las historias que han salpicado su profusa investigación del Daimiel de la II República. 

El resultado fue la recopilación de una abundante información entre documentos del Archivo Municipal, archivos familiares de los protagonistas de la época y fuentes orales que, por momentos, desbordaron al propio Terriza y que, a la postre, le han motivado para publicar una segunda parte que arrancará en el otoño del 36. 

Parte de todo ese caudal, unido a los cuadros que pintó su amigo Juan Francisco Gómez-Cambronero para ilustrar el libro, se muestra en la exposición de la Casa de Cultura. Durante la visita guiada, Terriza amplió los detalles que avanzó antes en el salón de actos y se encontró dentro del grupo con la confirmación de varios datos muy concretos del libro, aportados por los descendientes de una familia clave de esa época. Fue el caso del modelo del coche que aparece en el cuadro que Gómez-Cambronero ha pintado para la muestra con el título ‘Vicente Rodríguez llegando al Casino’.  

Otra pequeña satisfacción para Terriza que insistió en varias ocasiones en “la necesidad y la obligación casi moral” de que toda la documentación histórica se conserve, a ser posible en archivos públicos para garantizar un estado óptimo y facilitar su consulta. 

Otros pedacitos de historia local
A la misma hora, más de 50 personas se interesaron por la primera jornada de ‘Estudios Daimieleños’, que se celebró en el Centro de Enseñanza para Personas Adultas ‘Miguel de Cervantes’. El alcalde, Leopoldo Sierra, fue uno de los asistentes que siguió con interés las investigaciones que presentaron José Manuel López, David Cejudo y Mariano García-Consuegra. 

En primer lugar, López ubicó ‘El Callejón de las Durillas’, cuya primera mención remite a unas brujas con ese apelativo y del que ha logrado seguir su evolución toponímica desde principios del siglo XVIII hasta la actualidad. Ese callejón fue “después calle de la Tiñeria, luego calle Cerrada” y, ahora, tras la reurbanización de los terrenos y alrededores del CEDT, “uno de sus tramos es calle Doctor Fleming y otro calle Louis Pasteur”. En definitiva, la conexión que había y que ha vuelto a haber entre las calles Santa María y Hospital.  

Aunque todavía no lo puede asegurar al cien por cien, López sugirió que hubo otras calles daimieleñas que en su momento también pudieron hacer referencia a brujas. Por ejemplo, la calle de las Mateas, actual calle Pósito, o la calle Bizcochera, ahora llamada Colón. “De confirmarse podríamos tener en el callejero antiguo una referencia a las brujas más importante de la que creemos”, indicaba. 

Por su parte, Mariano García-Consuegra, uno de los investigadores locales más prolíficos, relató el origen de las pasarelas de madera que atraviesan el Parque Nacional de Las Tablas y que muchos creen que le dan nombre al humedal. 

Tras corregir esa pequeña confusión (Las Tablas se llaman así porque son tablas fluviales), García-Consuegra recordó que este sistema se diseñó siguiendo el ejemplo del Parque Nacional de Everglades, en Florida (Estados Unidos), a donde se desplazó Pedro Molina primer director de Las Tablas para estudiarlo en la década de los 70. También visitaría el parque británico de Slimbridge, muy similar al nuestro, apuntó García-Consuegra. 

Con esa información en la cabeza, junto a Félix Colmenero y a los hombres del río (cangrejeros y pescadores) ideó un sistema de pasarelas único que “no se había experimentado en España”.  

García-Consuegra además llevó uno de los elementos que se utilizó para su construcción: las traviesas de madera que se colocaban en las vías del tren, que en esos años se sustituyeron por otras de hierro y hormigón.  “Eran de segunda mano, pero tal ha sido su éxito, que son continuamente copiadas y son el referente estético del parque”, concluyó. 

Y el tercer ponente fue David Cejudo que divulgó una vez más los valores arquitectónicos y culturales de la Venta de Borondo, “ese enfermo que queremos que salga de la UVI”, destacaba. Los daños en su estructura permanecen y Cejudo alertó de que cada día que pasa sin hacerse lo necesario para su conservación es un paso más para perder este Bien de Interés Cultural y perfecto ejemplo de las ventas manchegas que se describen en El Quijote. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: