ÚLTIMO MINUTO

Malagón. Un empate a dos frente al Daimiel baja al Teresiano de la nube y del liderazgo

No hace mucho tiempo que comentaba a un compañero, que escribir sobre el Teresiano es una auténtica pasada “cuando se gana”, pero que llegaría el día en el que los resultados no fuesen propicios y por tanto las crónicas no serían tan amables y quizá entonces no me gustaría tanto enfrentarme al teclado y sobre todo a unos jugadores a los que tengo un enorme aprecio, porque son, sin excepción alguna, unos fenómenos.

Sea como fuere aquí estoy y voy a intentar contar lo que sucedió ayer en el Félix Barrero en la cuarta jornada de Liga de la Primera Ordinaria de Castilla la Mancha, Grupo 2.

Ayer nos visitó la lluvia en un día desapacible, que dejó un hueco para el sol a eso de las 17 horas, justo en la hora prevista para que se disputase el Atlético Teresiano – Daimiel Racing Club.

Un conjunto, con jugadores físicamente fuertes, que en algunas facetas del partido ofreció buenas impresiones en nuestro pueblo y que venía de perder dos partidos y de empatar otro pero que demostró que su puesto en la clasificación no se ajusta a la realidad del juego que pueden desarrollar.

Los daimieleños comenzaron el partido agazapados,  pero muy bien situados en el terreno de juego, notándose, desde el minuto uno, la mano de un clásico de nuestro fútbol provincial. El “Chato” Anastasio, entrenador el año pasado del Pozuelo C.F que este año ha comenzado su aventura como míster en el vecino pueblo de Daimiel.

Se enfrentaban nuestros visitantes a un Teresiano que comenzó el partido con estos once hombres: Nico, Javi, David Ferrer, Jesús David, Juli, Óscar Garrido, Beto, Manza, Arturo, Quique y Álvaro.

Esquema habitual del Equipo de Álvaro Huertas que comenzó avasallando, con infinidad de corners, la meta de Estiben Rodrigues Reina, un portero con raíces malagoneras que tuvo la mala suerte de lesionarse en su visita a Malagón.

El primero en avisar, que el Teresiano quería cerrar rápido el partido,  fue Álvaro. Todo sucedió en una gran arrancada de Jesús David que pasó el balón a Juli, que tras un buen control centró para que nuestro delantero en el día de ayer, agarrase un gran disparo que fue repelido por Estiben.

En el minuto 19 fue Quique, el que con un gran disparo desde fuera lo intentó y justo en la siguiente jugada y después de un gran centro de Arturo, el mismo que remató con la intención de subir el primer gol a nuestro marcador.

Fueron sin duda los mejores momentos del Teresiano, porque a partir del minuto 20 de la primera parte y a pesar de nuestro gol a favor comenzamos a mostrar síntomas serios de que el equipo no funcionaba como otros días.

Quique estaba siendo junto a Beto lo más destacado del Teresiano en esos minutos, aunque poco a poco fueron diluyéndose, al mismo ritmo que el resto del equipo.

Como consecuencia de un dominio tan apabullante del Teresiano, el Daimiel comenzó a mover fichas, recolocando a varios jugadores y cambiando el esquema y en el minuto 21, el atacante del Daimiel Alejandro Machado se quedó solo con Nico, aunque no puedo marcar.

Fue solo un aviso, aunque afortunadamente el Teresiano no vio venir lo que podía suceder en la segunda parte y siguió atacando con mucha intensidad,  provocando peligro. Ellos ya habían avisado a la contra pero apareció Beto, en el perfil izquierdo y “desde su casa” envío una mortífera rosca que Estiben no pudo atrapar, el rechace lo cogió Quique, que hasta este gol fue el mejor del partido, e introdujo el balón en el fondo de las mallas. Era el minuto 22 y el Teresiano se adelantaba por 1-0

Aún no sabemos la razón por la que a nuestro centro del campo le costó ayer realizar la combustión. Era como si se hubiese atascado el conducto de los inyectores de gasoil en un motor diésel y ni Manza, ni Óscar Garrido, ni un desdibujado, en el día de ayer, Arturo, hubiesen podido encontrar la manera de abrir el conducto de las ideas.

Con el 1-0 en el marcador hubo momentos de zozobra en los que nos costaba carburar. El Daimiel Racing adelantó las líneas defensivas y estuvimos sometidos  en la presión por los chicos de Anastasio. Destacaron mucho por sus aportaciones José Francisco Aranda,  Papa Kane, Soumah NFamara y Alejandro Machado que además de buen jugador, fue un incordio, mostrando marrullerías durante toda la tarde y sacando de quicio, en ocasiones, a nuestros jugadores.

Así se pasaron los primeros 40 minutos, con el Teresiano por delante pero con muchas indecisiones, quizá demasiadas y quizá algunos momentos en los que no nos parecimos en nada a lo que hemos mostrado desde el inicio de pretemporada hasta el día de hoy.

Un corner magistralmente sacado por Beto, fue peinado a medias entre David Ferrer y un defensor del Daimiel, convirtiéndose en el 2-0 y generando la impresión de que todo había concluido.

Craso error

Comenzó la segunda parte, con Álvaro que ayer tampoco estuvo tan acertado como en partidos anteriores, fallando un mano a mano con el portero sustituto Óscar Rubio. Era el minuto 50 y
hasta ahí duró lo positivo del Atlético Teresiano.

A partir de entonces, José Francisco Aranda estuvo a punto de acortar distancias con un gran lanzamiento de falta que se estrelló en el larguero. Era su primer aviso.

No fue nuestro día

Javi apenas subió por la banda, Óscar no llegaba en las ayudas defensivas, ni participaba en la elaboración de nuestro ataque, Arturo corría sin sentido y perdía muchos balones, Juli no se conectó al partido, Ferrer estuvo fallón y Jesús David, que nos regaló un par de sus bonitas arrancadas,  tuvo un problema físico en un choque que le recorvirtió en un central sin confianza. Manza apenas apareció.

Beto y Quique se habían diluido cual colacao en la primera parte y arriba Álvaro estaba demasiado solo, como una isla desierta.

Además el señor colegiado Daniel Ruiz Coronado se apuntó a la fiesta y apenas inclinó su particular balance de faltas pitadas a nuestro favor. Parecía que todas las hacíamos nosotros, aunque queremos dejar claro que en ningún momento pensamos que el árbitro decidió el partido hacia un lado u otro, simplemente le sobró altivez y la faltó dialogar más con los jugadores.

En el minuto 55 el trencilla pitó un justo penalti de nuestra defensa por mano dentro del área. Papa Kane lo convirtió en el 2-1. Había que remar.

Álvaro Huertas intentó cambiar el signo del partido realizando cambios, sacó a David Gabín y a Jesusito, pero ninguno de los dos consiguió enderezar el rumbo de la relajada defensa uno y del desdibujado ataque otro.

Sin temor a equivocarnos, fueron los peores momentos del Teresiano en mucho tiempo. Quizá desde aquel fatídico día en Ciudad Real el año pasado, donde se esfumaron de un plumazo las esperanzas de subir a preferente,  no habíamos vuelto a jugar sin ideas, con una falta de concentración preocupante y casi sin entender que este año no podemos dejar marchar puntos del Félix Barrero.

No podemos dejar marchar puntos que tenemos atados fuera de casa pero aquí muchísimo menos. Malagón debe ser un fortín.

Pescó el Damiel en río revuelto en un nuevo despiste de nuestra defensa. Fue José Francisco Aranda que había buscado el gol en varias ocasiones (2-2)

Ni Gonzalo Fernández, que esta vez actuó como central, Ni Pollo, ni un desmotivado Raúl Menor pudieron rescatar algo de mención en su posterior actuación.

No era nuestro día, ni el de los jugadores,  ni el nuestro…

En esta primera crónica negra de un partido regular, he contado que tuvimos un día regular y como siempre quiero agarrarme a un clavo ardiendo…A nuestro corazón y a nuestras ganas de demostrar a todos que somos un gran equipo.

Fue un mal día. ¿Quién no tiene un mal día en su vida? Yo suelo tener bastantes y bastante a menudo, pero seguimos igual que antes y nuestras ilusiones están intactas.

En las carreras de fondo, incluso los atletas que vencen en los maratones pierden batallas, con el desánimo, con la falta de fuerzas o de ideas y aquí viene el topicazo: Ese que habla de que podemos perder una batalla pero no la guerra.

Y desde aquí saco una lanza y me parto el pecho por todos los nuestros: Por nuestros jugadores y por nuestro cuerpo técnico encabezado por Álvaro Huertas.

Hoy mismo antes de escribir todo esto iba caminando y alguien que sabe que escribo sobre los partidos del Teresiano me ha dicho “Oye, hoy no se te ocurrirá poner bien a los del Teresiano ¿No? Menuda banda ayer” …Sin dudarlo le he contestado “No te preocupes, hoy contaré lo que pasó ayer, pero no dudes que volveré a escribir muy bien sobre ellos porque son la mejor banda de músicos futboleros de la categoría” …..Me ha faltado terminar la contestación con una palabra muy gitana, que dicen algunos gitanos amigos míos y que me hace muchísima gracia para recriminar al supuesto seguidor de nuestro equipo “Anda cállate, Risión” ( No lo he dicho pero bien sabe Dios que lo he pensado)

Hoy más que nunca, me siento orgulloso de un equipo llamado Atlético Teresiano. Un equipo que sé que va a saber reponerse de este pequeño tropiezo, Un equipo del que sé que va a clavar los tacos en el césped, apretar los dientes y no volver a mirar hacia atrás ni para coger impulso.

Y es que me pregunto ¿A cuantos equipos le gustaría tener nuestra plantilla?  Siempre que sucede algo parecido en algunos de los equipos en los que confío siempre pienso lo mismo y lo digo, en alto,  como un día dijo Peter Pan en la colosal película infantil: YO CREO, YO SI QUE CREO EN LA MAGIA…En la magia del Atlético Teresiano ¡Vamos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: