ÚLTIMO MINUTO

Malagón. Dulce Introducción al caos para ganar en Daimiel por 0-3 y para continuar siendo líderes de la categoría.

Hoy me voy a saltar el protocolo; quiero pecar de optimismo y quiero comenzar esta crónica con tres palabras: ¡CHICOS SOIS COJONUDOS!

Sé muy bien que a veces los excesos de confianza pueden jugar malas pasadas y que casi todos los equipos que besan la gloria, antes de alcanzarla, suelen arrepentirse tarde o temprano, pero permitidme que abuse de estos momentos de euforia, cuando tan sólo hace una hora que ha terminado el Daimiel Racing Club – Atlético Teresiano.

Todos los que seguimos semana tras semana al equipo de Malagón habíamos marcado con un bolígrafo fluorescente la fecha del 6 de febrero en el calendario.

En la primera vuelta el equipo entrenado por el “Chato” Anastasio consiguió arrancar un punto en el Félix Barrero, quitándonos, con un buen partido,  dos puntos muy necesarios y mostrándose como uno de los equipos que más guerra nos ha dado del campeonato.

Por eso hoy esperábamos una dura batalla y por eso, después de haber salido claramente victoriosos habiendo ganado el partido por 0-3, enfocamos lo que queda de campeonato con optimismo. (Aunque SI, Álvaro Huertas, sin bajar ni un solo milímetro la guardia y continuando luchando y trabajando como hasta ahora)

Muy buena tarde para ir al fútbol, y buenísima oportunidad para ver un auténtico partidazo en la localidad vecina de Daimiel, animando a nuestro Atlético Teresiano.

Más de 50 personas de nuestro pueblo se desplazaron hasta el Estadio Nuestra Señora del Carmen de Daimiel.

Nico, Javi, Miguel, Jesús David, Juli, Óscar Garrido, Quique, Arturo, Manza, Elías y Álvaro Serrano fueron los once gladiadores elegidos por Álvaro Huertas para medirse a un equipo muy bien plantado, que no da balones nunca por perdidos, que luchan hasta la extenuación y que no regalan ni medio punto en su estadio.

Comenzó el partido de manera muy bronca, con entradas rozando el límite del reglamento y con dos equipos que querían marcar su territorio.

El árbitro del encuentro, Mohamed Et Tahiri, optó por conseguir la calma amonestando a 7 jugadores en los primeros 45 minutos, 4 del Daimiel Racing Club y 3 del Atlético Teresiano ( Manza, Álvaro Serrano y Elías)

Estas tarjetas amarillas, aunque a veces nos produjesen intranquilidad por la posibilidad de quedarnos con un jugador menos sirvieron para que en el segundo tiempo llegase la calma y el Teresiano comandase el partido de manera más plácida.

Pero hablemos de fútbol:

En los primeros minutos el Daimiel optó por la presión alta y el Teresiano por el control y por la salida rápida a la contra.

Hay cinco protagonistas en esta fase del partido: tres lanzadores, Manza, Quique y Jesús David y dos endiablados delanteros velocistas, Elías y el mejor jugador del partido (otra vez MVP y otra vez el defensa con espíritu de delantero más efectivo de la liga) Don Álvaro Serrano García, porque le parió una madre y porque queremos volver a decirte ¡Viva la Madre que te parió!

Los tres lanzadores pillaban las espaldas de la defensa del Daimiel y los dos velocistas creaban muchos problemas a la contra.

En una de ellas y en el minuto 16, Quique deja solo a Álvaro Serrano en un uno contra uno que se mantuvo en la distancia desde cuando quedaban treinta metros para llegar a gol. Álvaro realizó una conducción perfecta de balón, de esas que se enseñan a los niños en las escuelas, regateo con una facilidad pasmosa a Marcos Vinicius Pereira y alojó el esférico en las mallas. ¡Golazo! (0-1)

El partido comenzaba muy bien, y desde el principio aparecieron los primeros espadas; esos jugadores que aparecen cuando tienen que aparecer y que cuando juegan los partidos grandes hacen grandes cosas: Nico espectacular con el pie, muy seguro en las salidas y en los balones colgados, Jesús David contundente y muy seguro, en plan “Gran Capitán, yo me lo guiso y yo me lo como”, evitando junto a un seguro Juli durante toda la tarde todas y cada una de las acometidas del Daimiel. Miguel desplazando el balón en largo y Javi deseando aparecer con sus clásicas subidas en la banda derecha.

Fueron los minutos de Arturo y de Óscar Garrido. Como se nota su presencia en este tipo de encuentros, mandó, colocó, dio continuidad al balón, se ofreció …en definitiva Óscar Garrido rompió la cadena que ataba el reloj a las horas…y agarrado a la cola del viento el Teresiano se sintió mejor…casi listo para volar. Si Volar hacia arriba. Ah por cierto y para seguir con Extremoduro, Arturo fue quien se olvidó de poner los pies en el suelo y claro que el Teresiano se sintió mejor. ¡Ambos sois muy Grandes!

En el minuto 38 y en un corner perfectamente sacado por Manza, el balón cayó muerto a los pies de un Quique que cada día va a más, que muy ágil sacó un latigazo que se coló por segunda vez en la portería del Daimiel (0-2)

Fue así como se llegó al descanso, con el optimismo del buen resultado,  pero con la preocupación lógica de las tarjetas amarillas.

El segundo tiempo comenzó como el primero, con el Daimiel intentando imponer su ritmo con jugadores con gran talento como Mauricio Lima, Jaime González y NFamara Soumah, pero nuestra defensa volvía una y otra vez a cortar sus avances saliendo a la contra.

En una de ellas llegó una de las jugadas del partido, Javier Peinado inició su clásica galopada hacia arriba por la banda derecha, hizo la pared con un exquísito Elías que peleó muchísimo durante todo el partido y que le devolvió el balón a Javier que puso una “perita en dulce” para que nuestro Killer particular, Álvaro Serrano García, siguiese sumando méritos para conseguir el Pichichi, remate de cabeza espectacular picado y para dentro. Como mandan los cánones (0-3)

El Teresiano acababa de dar un golpe definitivo en el césped y vinieron las oportunidades de Elías que tras una gran jugada optó por disparar en vez de pasar a Quique para certificar el posible cero a cuatro, y un gran tiro de Óscar Garrido que cerró así su gran actuación.

A partir de entonces, Álvaro Huertas movió el banquillo, para evitar expulsiones por las tarjetas amarillas del primer tiempo. Salieron Pollo, Raúl Menor, Jesusito y después Ferrer y Beto y fue a partir de este momento cuando los aficionados nos volvimos a sentir orgullosos de la plantilla del Atlético Teresiano. Todos respondieron a la perfección.

Partidazo de Raúl Menor que se quiso hacer el dueño del partido y que junto a Arturo dominaron el juego hasta el final del encuentro. Geniales en la lucha y el ofrecimiento Pollo y Jesusito; ofreciendo la calidad de siempre Beto y robando todos los balones perdidos del mundo el gran Ferrer.

Final del partido y estallido de felicidad por el deber cumplido. Este equipo tiene mucha alma, mucha personalidad y muchos….bemoles.

Crónica del tiempo:

Cuando termina el partido nos hemos enterado de que nuestro más cercano rival en la clasificación, el Membrilla ha pinchado en Argamasilla y ayer hizo lo propio el Patrimonio Almadén en la Puebla de Almoradiel.

A nosotros solo nos importa nuestro trabajo y seguir sumando partido a partido, pero el colchón que se va generando, lejos de hacernos creer que todo esta hecho, nos debe servir como acicate para continuar trabajando con todas nuestras fuerzas.

Álvaro Huertas, que es un metódico infalible y que no quiere ni oír hablar del ascenso, me comenta de pasada que no es momento para venirse arriba y si para continuar hablando de objetivo cumplido…Pueden pasar miles de cosas de aquí hasta el final de temporada, pero Míster ¡Déjanos disfrutar de esta alegría y permítenos que nuestra ilusión vuele tan alto como la canción de Extremoduro! Total suena genial.

(Fotos: Raquel Rodríguez Rey)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: