ÚLTIMO MINUTO

Malagón. Derrota justa en la Roda por 3-2 en La Roda en un partido en el que Silvio pudo cambiar el rumbo en dos minutos mágicos.

Como en casi todas las asignaturas de la vida, en el fútbol provincial y regional existen reglas no escritas que están ahí, sin que nadie las mire, pero para que todo el mundo tenga acceso en su memoria en cuanto la vida le ponga por delante la menor oportunidad.

En estas reglas no escritas futboleras, hay equipos que están ahí siempre, por merecimiento propio o porque en épocas anteriores de nuestra existencia se merecieron estar.

Equipos como el Albacete, Talavera, Conquense, Toledo, Guadalajara, Socuellamos y quizá un escalón más abajo, pues otros tantos, como Socuellamos, Villarrubia, Manchego, Almansa, Villarrobledo, Tomelloso y el equipo que nos atañe en esta crónica que no es otro que La Roda CF, un equipo del que están muy orgullosos los vecinos de la ciudad de los miguelitos que tuvo sus tiempos de gloria en tiempos anteriores, permaneciendo seis temporadas en Segunda División “B” y muchás más en el mítico grupo XVIII de la Tercera División del Fútbol Español.

Dejando a un lado a los equipos que hemos mencionado queremos centrarnos en nuestros rivales de ayer. La memoria de la Roda es tan poderosa que sigue teniendo capacidad para recordar quién era. El club vive uno de los momentos más delicados deportivamente hablando, pero sigue encontrando estímulos para revivir sus recuerdos y sacar el orgullo cuando le visitan equipos como el Atlético Teresiano en la Preferente más dura que se recuerda en muchos años.

Un equipo con un palco de equipo grande, con césped natural y con un banquillo, de esos en los que hay que bajar escalones y se encharcan en invierno como los de muchos equipos de los años 70. ¡Solera Juan, eso es Solera! Que diría un amigo mío muy futbolero.

Un equipo que tuvo tardes mejores y que ahora se afana en subsistir detrás de una sanción admistrativa que le llevó a bajar al fango y a competir de tú a tú con equipos con mucho menos presupuesto.

Sería fácil para nosotros cargar todas las armas contra el árbitro del partido de ayer y decir que  todas esas premisas históricas de la Roda le pesaron demasiado, que el partido se lo cargó el trencilla y que sus decisiones condicionaron mucho a nuestro Teresiano, pitando un penalti mucho más que dudoso, siendo demasiado imparcial en las faltitas sin importancia, sacando tarjetas solo a los nuestros y no añadiendo ni la mitad del tiempo del descuento que informó que iba a añadir, cuando en una revuelta de valentía el Teresiano enseñó sus dientes y se lanzó a por el partido marcando dos goles en un minuto gracias a la fe de un superlativo Silvio.

Pero NO. En el Teresiano no somos así y debemos ser justos. Nuestro equipo a pesar de que pudo estar, como hemos dicho muy condicionado en decisiones importantes, jugó un partido regular, tirando a malo. Quizá notando la pesadez de un terreno de juego de césped natural, al que no estamos acostumbrados, demasiado empapado por la lluvia o quizá bajando a la cruda realidad de los equipos modestos que notan en exceso alguna baja. Sea como fuera el Teresiano apenas fue nada en 88 minutos…aunque luego tuviese 5 minutos mágicos.

Si no nos llevamos un punto ante el histórico La Roda, fue porque quizá, en determinados partidos 90 minutos se nos hacen demasiado largos para que nuestra salud como colectivo y no fuimos capaces de encauzar unos minutos tan productivos como los cinco minutos finales. Aunque si no hubiese sido porque para el 3-0 ya habíamos entregado la cuchara, quizá la suerte del fútbol nos habría entregado participaciones para entrar en el sorteo. Nunca lo sabremos…

Otro día con lluvia en la oficina verde. Esta vez más verde que nunca con hierba natural, huellas de tacos en las calvas del campo y un partido con tintes de histórico de haber tenido la Roda otra posición en la tabla…

Álvaro Huertas volvió a cambiar la alineación titular y saltó al campo con Nico, Burgos, Jesús David, Miguel, Saúl, Gonzalo, Burgos, Elías, Fernando, Manza y Álvaro Serrano.

A estas alturas de la temporada no es casualidad ni nos sorprende que todavía el Teresiano salga en los primeros cinco o diez minutos con la sensación de inferioridad que da el haber ascendido esta temporada y enfrentarse a rivales teóricamente superiores. Craso error, porque nos ha sucedido demasiadas veces ya y al final, quizá cuando es demasiado tarde nos damos cuenta que si salimos intensos y nos sentimos superiores, sin renunciar a nuestras raíces con el buen trato de balón, conquistando la posesión y protegiendo nuestros espacios tenemos tantas opciones de ganar como el que mas…

Sea como fuere, volvimos a recibir un gol en los primeros cuatro minutos. Fue en una falta y en un error de marca o más bien en un error de distancia en la marca. Le dimos mucho espacio a los atacantes y tras un remate con parada de Nico, Andrés Jareño remachaba el 1-0.

Otra vez que nos tocaba remar fuera de casa, con esa sensación de jugar a ser pequeño e intentar que la tormenta no fuese a más. Fueron momentos regulares en los que ellos ejercieron mucha presión con una defensa, compuesta por Burgos, Jesús David, Miguel, que estuvo otra vez espectacular y Saúl, y que intentaban parar a Héctor Faura arriba y al buen hacer de José Emiliano y Rubén Serrano.

El centro del campo no funcionó desde el principio. Ni Fer, ni Gonzalo, ni Fran, Elías, ni Manza consiguieron adueñarse del balón y así era muy difícil llegar a la portería de Conrado.

Esta vez ni el eterno orgullo de Fernandillo nos dio las más mínimas opciones.

En el minuto 10, Nico hizo un paradón a tiro de José Emiliano que pudo suponer el 2-0.

La posesión si hubiese estado controlada por medios electrónicos habría sido de un 80 % para la Roda y solo un 20 % para nosotros y rara vez le llegaba un balón a una isla desierta llamada “Alvaro Serrano”.

El Teresiano se vió obligado entonces a modificar su manera de atacar y Fran emergió, jugando más adelantado de lo habitual y Alvaro bajando unos metros para ayudar en los apoyos.

En una jugada de pizarra, Fran, por la derecha cedió el balón para Elías que rápidamente pasó el balón a Álvaro Serrano. Éste hizo la pared con Gonzalo que remató a puerta muy peligrosamente consiguiendo que Conrado tuviese que hacer una de las paradas del partido.

Fernando y Gonzalo parecían reaccionar y una vez cortada la fluidez con la que se desenvolvía la Roda, comenzamos a tener más oportunidades. Lástima que ni Manza ni Elías tuviesen su día, porque hubo una laguna en la Roda que pudimos aprovechar antes del descanso.

En otra jugada ensayada esta vez fue Miguel el que pudo marcar. Es justo que volvamos a hablar del gran partido de Miguel y de su extraordinario momento de forma. Volvió a formar dupla con Jesús David y fueron de lo poco destacable de la primera parte.

En la última jugada antes del descanso en otro error de concentración,  La Roda pudo marcar tras un gran remate de Darío Villora. Nico realizó una parada prodigiosa.

Las conclusiones del descanso,  en los corrillos del bar, eran que La Roda solo había creado peligro a balón parado y el Teresiano parecía no tener ambición para llevarse el partido.

SEGUNDO TIEMPO

El segundo tiempo arrancó como el primero con un despiste en defensa que supuso un más que dudoso penalti, que transformó José Emiliano en el minuto 49. El 2-0 era una losa demasiado pesada para un partido en el que la Roda no merecía tanto y el Teresiano no había puesto nada para llevarse ni siquiera un punto.

Con el desconcierto del penalti pitado en contra y con el señor colegiado, quizá un tanto subido, amedrentando con tarjetas nuestras inútiles protestas por jugadas en las que casi siempre favorecía el conjunto local.

Llegaron más oportunidades para la Roda. Rubén Serrano perdonó ante una mala salida de Nico, aunque en la jugada posterior Álvaro Serrano la tuvo en una falta muy bien tirada por Raúl Menor que había salido junto a Silvio tras el descanso.

También entraron Jesusito y Flores pero nada cambió. Ni la dinámica, ni la predisposición ni las poco equitativas decisiones arbitrales.

Cuando el partido estaba a punto de finalizar, en una falta innecesaria cometida por nuestra defensa, La Roda puso la puntilla al partido con un buen remate de cabeza de Andrés Jareño (3-0)

Parecía que el partido iba, sin pausa, camino de las duchas cuando Álvaro Huertas hizo debutar a Trevi, que cada día se merece esto y más realizando grandes partidos con el juvenil.

Iban a ser los 15 minutos más intensos de la historia del bueno de Trevi, que estuvo bastante bien en líneas generales…

¿De qué planeta viniste Silvio García de Marina?

Era el minuto 89 y tras haber dejado su firma en una jugada anterior en la que tras un túnel y un disparo casi marca el gol que habría sido el del honor….Silvio apareció en escena.

Silvio tiene 38 años y ha vuelto al Teresiano cuando se lo han permitido sus obligaciones laborales. No ha hecho pretemporada, su ritmo todavía no está a la altura pero es un jugador excelso; de esos que ya casi nunca existen, de los que nunca se rinden y de los pocos privilegiados que tiene el gol entre ceja y ceja.

En un tímido ataque del Teresiano y tras dos o tres rechaces de la defensa de la Roda, con Trevi y Jesusito como protagonistas, el balón le llegó en un centro desde la izquierda a Silvio, que remato casi de espuela adelantándose a todos. Era el 3-1 y nada hubiese cambiado porque ya era casi el minuto 90…Pero Silvio corrió a por el balón y dijo “hay tiempo chicos, vamos”.

De camino hasta el centro del campo y a toda velocidad. Silvio alzó el dedo índice señalando al cielo. Quizá ayer no estaba en el campo la persona a la que quería dedicar ese gol, pero todos los que estábamos allí lo vimos… Andrea descansa en paz.

La siguiente jugada sucedió al minuto de ese gol. En un ataque de furia, Fernando robó un balón y se lo pasó a Jesusito. Este profundizó por la izquierda y centró. ¿Saben quien volvió a adelantarse a todos? Pues si; el mismo Silvio que pedía fe tras el 3-1. Era nuestro segundo gol en un minuto. La Roda se había descompuesto y estábamos a tan solo un gol de poder sacar algo positivo. 3-2

Lo que sucedió a partir de ese gol solo el árbitro y sus jueces de línea lo saben. Un asistente avisa al banquillo del Teresiano que el juez de la contienda va a alargar el partido 5 minutos.

Con el Teresiano volcado, los jugadores de la Roda, aterrorizados por los dos goles en un minuto, se las veían y se las deseaban para perder todo el tiempo del mundo. Tras la intervención de los masajistas de la Roda en dos ocasiones, se habían jugado literalmente, 3 minutos y 22 segundos de los supuestos 5 que iba a añadir y que evidentemente se alargaron con la atención a los lesionados….Pues nada, in inmutarse pitó el final del partido en el minuto 93.

No es una excusa, ni queremos que suene a ello, pero con el temblor que había nacido en la Roda ¿Quién sabe lo que hubiese ocurrido en tres minutos? Tras las protestas lógicas de todos los integrantes del Teresiano, la calma llegó…y la derrota, que fue justa también.

Repetimos que no fue nuestro mejor partido, pero una vez más, tuvimos nuestra oportunidad. La diferencia con los partidos de principio de año es considerable. Esta vez no tocó puntuar, pero a lo largo de esta primera vuelta que ahora concluye hemos conseguido 23 puntos.

Suponemos que unos puntos muy importantes para el intento de consolidación en la categoría. Ahora toca descansar y volveremos a la carga con un partido muy bonito en Almansa, ante uno de los cocos de la categoría en el campo más bonito de la misma. Será el 8 de enero del 2023.

Hasta entonces tengan Ustedes Feliz Navidad y Prospero año 2023. ¡Vamos Teresiano!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: