ÚLTIMO MINUTO

Daimiel. Carlos Aranda, a hombros en el fin de feria de Almodóvar del Campo

EFE.- El novillero Carlos Aranda cortó dos orejas y salió este domingo a hombros en el cierre de la feria de Almodóvar del Campo (Ciudad Real) en una tarde en la que tanto Emilio Silvera como El Galo pasearon un trofeo cada uno.
En la segunda y última de feria en Almodóvar del Campo, localidad con unos antiquísimos encierros taurinos, abrió plaza un novillo escurrido con poder pero sin entrega que presentó complicaciones sobre todo por el pitón izquierdo, lado por el que se revolvía buscando a Carlos Aranda. El derecho fue menos malo, aunque iba rebrincado y sin clase.
Ante la imposibilidad de lucimiento el novillero de Daimiel abrevió, tirándose muy recto a matar; tanto que resultó prendido, sin consecuencias. A la segunda dejó una casi entera tendida.
El cuarto tuvo más motor en los dos primeros tercios, pero se acabó a las primeras de cambio. Exactamente finalizada la primera tanda de muleta. No es que antes hubiera sido un dechado de clase, ya que sus arrancadas eran bruscas y sin ritmo, por lo que no pudo haber limpieza.
Sin embargo el de Daimiel, que llevaba una racha con la espada tan solo regular, sorprendió cuando citó a recibir y dejó la espada entera arriba, solventando puntualmente su atasco anterior con la tizona y, además, logrando abrir la puerta grande.
Emilio Silvera lo intentó infructuosamente frente al segundo, un manso que no tuvo clase ni entrega.
Sin embargo el quinto sí tuvo más movilidad y cierta calidad. Pedía sitio para venirse con emoción, pero Silvera optó por no perder pasos, haciendo la noria, sin despedir las embestidas y sin embarcarlas ni conducirlas debidamente.
Hubo disposición, sí, aunque no acople pleno. Mató de entera baja, recibiendo una oreja el novillero y la vuelta al ruedo el novillo. Ambos premios fueron excesivos, si bien la oreja fue pedida por el público.
El Galo se deshizo en intentos con el fin último de conseguir brillar; desde el recibo de rodillas con el capote, pasando por un desigual y dilatado tercio de banderillas, y culminando con una faena de muleta en la que quiso hacer las cosas bien, esperando a que el rebrincado utrero de Villamarta metiera la cara para conducirlo con gusto y temple.
Pero todo ello sin continuidad, por lo que la intensidad del trasteo no alcanzó altura, entreteniéndose en pinchar varias veces.
Su labor frente al sexto fue más de lo mismo; ganas -esta vez mas aceleradas- con acople muy intermitente. Dejó media muy tendida.
Ficha del festejo 
Seis novillos de Villamarta. De presencia correcta. Faltos de clase y entrega. Bueno el quinto, de nombre Azafrán, número 40, premiado con la vuelta al ruedo, y el sexto.
Carlos Aranda, ovación y dos orejas.
Emilio Silvera, ovación y oreja.
El Galo, ovación y oreja.
La plaza registró un tercio de entrada.
(Imagen: La Tribuna de Ciudad Real)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: